Coaching

Coaching: ¿de qué se trata?

En palabras rápidas y sencillas, el coaching es una disciplina increíble que sirve para la resolución de problemas y el alcance de objetivos. El vocablo está en inglés. “Coach” se traduce como “entrenador”, por lo tanto, el “Coaching” se puede entender como el entrenamiento que recibe una persona de otra para pasar de un estado actual a uno nuevo. Hoy en día es una herramienta muy utilizada en diferentes ámbitos en todo el mundo.

Pero eso no es todo. Son muchas las cosas por saber acerca de esta técnica. En primer lugar, es importante mencionar que permite el desarrollo personal y profesional, que acerca a los individuos al logro de sus objetivos. Además, ayuda a incrementar los conocimientos, llevar la comunicación que tengas con otros, profundizar sobre ti mismo, mejorar la calidad de vida y hasta pensar diferente, de manera más positiva.

El aprendizaje interno y el autoconocimiento también son dos pilares trabajados en pro del crecimiento y de la evolución de los individuos.

¿Cómo se desarrolla?, pues a través de un conjunto de acciones coordinadas que se orientan a mejorar la forma en la que una persona se desenvuelve para que llegue a su potencial. Este procedimiento se da de manera interactiva donde un coach (entrenador) y un coachee (cliente o persona en el proceso) ponen manos a la obra para que este último consiga sus cometidos.

Los resultados que arroja la práctica del coaching deparan en conseguir efectos exitosos en la vida personal, profesional, etc.

Existen tres elementos fundamentales para el desarrollo del coaching, en los cuales se basa, para que quien lo reciba logre controlar sus acciones y alcance lo que desea. Se trata de la toma de conciencia, la autocreencia y la responsabilidad.

Muchas personas usan esta disciplina para llenar vacíos, en una o más personas, sobre lo que son y lo que quisieran ser, de este modo pueden encontrar la reflexión, toma de conciencia y una visión sobre las alternativas que podrían elegir.

Cuando la capacidad de concientización se activa y crece, los individuos descubren que sus opciones pueden aumentar y por ende la elección final o la toma de decisiones serán mucho más certeras y convenientes para conseguir resultados más exitosos en sus vidas.

Y como ya se ha mencionado, las empresas o grupos también pueden beneficiarse al ser orientados o ayudados para saber qué desean. A través de la puesta en práctica de herramientas propias del coaching, las compañías pueden aprender a definir mejor sus objetivos y activar planes eficaces que los lleven a conseguir un cambio positivo.

El coaching puede ser personal –también es conocido como life coaching-, empresarial, deportivo, financiero, o para cualquier otro ámbito de la vida profesional, emocional, recreativa, y otras.

Y así como las personas buscan sus objetivos, el coaching en sí también maneja los suyos y son gestionar emociones, cambiar conductas o hábitos, la superación personal, autoconocimiento, establecer objetivos de vida y profesión, desarrollar habilidades, mejorar relaciones interpersonales y la comunicación e identificar vías para alcanzar metas.